¿Siempre ha soñado dormir en la cabaña de un lago, con todas las comodidades, como si fuese un Vanderbilt? Pues su sueño puede estar cerca. Tanto como 19.980 dólares.

19.980 dólares por dormir en una cabaña junto a un lago parece un precio un poco excesivo. Pero empecemos el recuento: estamos hablando de un lago estadounidense, en el córner más exclusivo del estado de Nueva York; en un parque natural de esos que solo se ven en las películas; en un lugar con poso e historia; y, sobre todo, privado, muy privado.

Ese lugar existe, está en los Adirondacks y perteneció a la familia Vanderbilt. Y no es una cabaña al uso, sino una especie de campamento de lujo para adultos con cabañas de madera, cenas frente a la chimenea elaboradas por prestigiosos chefs y todas las comodidades que pueda imaginar. Y sí, alrededor está la naturaleza. Y el increíble lago Kora. Y algo más de 400 hectáreas de terreno solo para usted y sus amigos.

Este campamento junto al lago Kora empezó a desarrollarse en 1897 por Timothy Woodruff, entonces vicegobernador de Nueva York. Y su propiedad se  unió a las de las familias Morgan, Vanderbilt y del magnate de los cereales Marjorie Merriweather, ubicadas en las cercanías.

Tras la muerte de Woodruff, el lago Kora –que ha sido propiedad de solo cinco familias en su historia centenaria– pasó a manos Alfred Gwynne Vanderbilt, cuya propia casa estaba al lado. Para su desgracia, Vanderbilt falleció en el hundimiento del S.S. Lusitania –un buque de línea que sufrió el ataque de un submarino alemán durante la Primera Guerra Mundial… solo dos años después de la compra. Y de ahí paso a manos de la familia del fiscal del distrito de Nueva York.

En 2005 fue adquirido por el empresario neozelandés Mark Palmer, que ha sido quien lo ha puesto en alquiler. La tarifa por noche es de 19.980 dólares por noche, Por fortuna, ese precio no es por persona, sino por todo el complejo, en el que caben 16 personas, Pero también hay que tener en cuenta que la estancia mínima es de cuatro días. Así que este es su sueño, vaya preparando casi 80.000 dólares. Es el precio de vivir como un Vanderbilt.