Europa no se cansa del deporte. El 69% de los europeos admite haber viajado para ver un evento deportivo en vivo y casi la mitad, un 46%, ha visitado un país  al extranjero para saciar su sed deportiva.

El estudio Sports Travel Scorecard, lanzado por Hoteles.com, revela datos de los hábitos de los viajeros en relación a eventos deportivos en el Viejo Continente. Basado en una encuesta de 3.250 participantes, la investigación arroja nueva luz sobre cómo los europeos siguen sus deportes preferidos.

El deporte traspasa fronteras 1Los aficionados viajan un promedio cuatro veces al año para seguir a sus equipos y ver a los mejores atletas a nivel mundial. Rusia, Turquía y España encabezan la lista de los países más adeptos al deporte, en donde un 80% de los encuestados se han desplazado para ver eventos deportivos. En el caso de los españoles, más del 70% estaría dispuesto a visitar un país extranjero para ver a su equipo favorito, mientras que casi el 80% lo haría a nivel doméstico. El fútbol resultó ser el favorito de los nacionales de España (81%), quienes viajan en promedio 3 veces al año para eventos este tipo, razón por la cual más del 65% de los españoles se considera un fanático de los deportes.

Por orden, los cinco países que están más dispuestos a viajar para disfrutar de eventos deportivos son: Rusia (80%), España (80%), Turquía (80%), Italia (76%) y Países Bajos (75%)

El resultado manda

En algunos casos, ver eventos deportivos en vivo implica hacer reservas de hotel espontáneas. En nuestro país, el 35% de los viajeros ha reservado un hotel en el último momento basándose en el resultado del evento, mientras que más de la mitad no lo ha hecho, pero lo podría considerar en un futuro.

En palabras del senior PR Manager de la marca Hoteles.com, Simon Matthews, «los fans del deporte probablemente viajen más lejos que los turistas. Por ejemplo, los aficionados al fútbol en el Reino Unido pueden viajar más de tres mil kilómetros sólo para verlos jugar fuera de casa a lo largo de la temporada. Afortunadamente, todos ellos pueden estar seguros de que siempre habrá un techo que les cubra independientemente del lugar al que viajen».