Con sus joyas históricas y su aire medieval, la capital del antiguo reino de Bohemia, sigue tan cautivadora como siempre.

DÍA 1

Catedral de San Vito

Tardó en construirse 600 años, y fue el lugar de coronación de los reyes de Bohemia. Forma parte del castillo de Praga y en su interior están las tumbas de reyes y santos checos.

48 horas en Praga 1


 

Reloj astronómico

Es el más antiguo de Europa. Junto al Ayuntamiento, su mecanismo da vida cada hora a sus figuras medievales.

48 horas en Praga 8


Plaza de la Ciudad Vieja

El Ayuntamiento, desde cuya torre se tiene la mejor vista de la plaza­, la iglesia de San Nicolás y la estatua de Juan Hus están aquí.

48 horas en Praga 2


Torre de la pólvora

Marca la entrada a la Ciudad Vieja, ya que formaba parte de la antigua muralla de Praga. Desde lo alto se contempla una de las vistas más emblemáticas de la ciudad.

48 horas en Praga 9


Puente de Carlos

Cruza el Moldava y está repleto de estatuas. Allí se encuentra el lugar exacto desde el que fue tirado al río San Juan de Nepomuceno. En su estatua, es tradición pedir un deseo.

48 horas en Praga 7


 

DÍA 2

Cementerio judío

Este sombrío e hipnótico lugar es una visita indispensable en el barrio judío de Praga. Más de 12.000 lápidas se amontonan de forma caótica en el que, durante 300 años, fue el único lugar de enterramiento permitido a los judíos en la ciudad.

48 horas en Praga 5


La casa danzante

Símbolo de arquitectura moderna de la ciudad, representa a dos bailarines, Fred Astaire y Ginger Rogers. Construido tras la caída del comunismo y la independencia de la República Checa, supuso un antes y un después para la ciudad de Praga.

48 horas en Praga 4


Iglesia de San Nicolás

Esta maravilla arquitectónica de estilo barroco ­—en contraposición a San Vito, de estilo gótico— se encuentra en el barrio de Mala Strana, y fue construida en el siglo XVII. Su torre, de obligada visita, fue utilizada por el régimen comunista como torre de vigilancia y espionaje de las embajadas extranjeras. 

48 horas en Praga 6


El callejón del oro

Ubicado en el Castillo de Praga, los colores vivos inundan esta calle, repleta de casas donde se alojaban los alquimistas y orfebres más reputados del reino de Bohemia. En el número 22 vivió el mundialmente conocido escritor Franz Kafka.

48 horas en Praga