El Peugeot Design Lab, la división más exclusiva y pionera de la marca, crea su mejor arma para hacerlo: el jet privado HX1

Inspirado en el concept car con el mismo nombre, ofrece una visión altamente exclusiva, tecnológica y lujosa al hilo de los demás diseños creados por el innovador departamento. Lo primero que destaca nada más ver el HX1 es su cuerpo central de perfil liso hasta las turbinas de los motores, muy parecido a un jet militar de combate.

Dominar los cielosLa cola está montada con estabilizadores en ‘V’ con una inclinación de 45º, lo que supone un sistema pionero en este segmento de aviones. Igualmente, las alas están terminadas en arco con un sistema de señalización LED único, que combina señalización eficiente con belleza artística.

Para el interior, los ingenieros, con Attila Bosci a la cabeza, han pensado en lujo y ergonomía como máximas, gracias a un diseño modular y un sistema de asientos inteligente, en el que es posible adaptar el interior acomodando de forma confortable a 14 pasajeros en modo Business Class o crear un espacio VIP para 8 pasajeros.

Solo por encargo

Como todas las creaciones del Peugeot Design Lab, el HX1 es un diseño que solo se puede hacer realidad bajo encargo y de forma personalizada y única, de ahí que no tenga precio definido, basando el mismo en la exclusividad y prestaciones que cada interesado quiera incluir en su pedido, ya sea un particular o una empresa.

Dominar los cielos 5El HX1 no es la primera vez que el Peugeot Design Lab se atreve con el transporte aéreo. En colaboración con Airbus, el Lab diseñó hace un par de años el helicóptero H160, una evolución del mítico modelo ‘Delfín’ de la compañía aeronáutica francesa que portaba técnicas de fabricación tan modernas como carenados en materiales compuestos, estabilizador trasero biplano, rotor de cola trasera inclinada, cuchillas ‘Blue Edge’… una creación espectacular para todo tipo de uso, tanto profesional como personal o para emergencias