Ahora que llegan las habituales cenas de empresa y las reuniones familiares, surge una pregunta: ¿Se puede innovar en este tipo de eventos? Dinner in the sky demuestra que sí, que es posible degustar platos… en el aire.

Este comedor volante da cabida a 22 personas sentadas alrededor de una mesa. Asegurados por un sistema de correas en cuatro puntos en cómodos asientos giratorios, los asistentes están suspendidos a unos 50 metros de altura. Cualquier ubicación imaginable puede ser el decorado perfecto para pasar una velada excepcional.

El personal encargado de servir la comida se sitúa en el centro del servicio central, donde hay espacio para cinco personas de pie. Así, se forma una escena con un cocinero preparando sus delicias, un sumiller seleccionando los vinos correspondientes y un camarero para atender a los comensales. La sesión siempre está acompañada por un técnico especializado para garantizar en todo momento la seguridad.

Esta nueva forma de disfrutar de la cocina está presente en 50 países. Madrid, Barcelona, Girona, Palma de Mallorca, Málaga y Jerez son las ‘representantes’ españolas.

No solo cenas

Dinner in the sky tiene también la opción de personalizar la plataforma para realizar cualquier tipo de eventos según las demandas particulares o corporativas. Así, por ejemplo, se puede llevar a cabo conferencias, ruedas de prensa o incluso presentaciones de coche, incorporando para la ocasión pantallas LCD u otra grúa extra de apoyo.